Arquitectura Doméstica

La casa romana normalmente era de una planta, consistía en una serie de dependencias agrupadas entorno a patios. Solían contar con un primer atrio vinculado al acceso y a la relación con el exterior y uno o varios patios interiores, casi siempre más amplios y ajardinados, que distribuían las habitaciones privadas mediante un pasillo porticado (peristilo).

Los usos de los espacios se organizaban en una secuencia que iba de lo más público a lo más privado, situando las dependencias principales (triclinium y tablinum) en el centro.

Clunia es una ciudad extensa y sus ruinas nos presentan distintos tipos de vivienda adecuados a todas las clases sociales. Las casas más pudientes disponían de espacios nobles de recepción y vivienda familiar dotados de mosaicos polícromos y de pinturas pariétales así como de grandes espacios ajardinados. Muchas de ellas, contaban con parte de las habitaciones construida bajo tierra, que servían de abrigo para el frío invierno y aliviaban del rigor del caluroso verano. Dentro de la misma casa convivían los dueños con siervos y

Casa 1, también llamada Casa de Taracena

Situada en el corazón de la ciudad en la plaza que da acceso al Foro. Fue objeto de sucesivas remodelaciones a lo largo de los primeros siglos del imperio, llegando hasta nosotros en lo que parece ser el resultado de una reforma de fines del s. III.

Se caracteriza por su conjunto de pavimentos de mosaico en las dependencias singulares como el tablinum, los pasillos de distribución y el triclinium tal y como se pueden observar en la actualidad. Alejándonos hacia el Norte en el lateral Este del gran peristilo se encontraban las dependencias más privadas, algunas de las cuales tenían también mosaico. Saliendo de la casa por el Noroeste, nos encontramos con un bloque de piedra escuadrada que dispone en dos de sus caras unos relieves con representaciones fálicas, tema que aparece también en alguna de las habitaciones de la casa. Su coincidencia topográfica con el llamado santuario priápico del subsuelo, puede estar indicando que el pozo de acceso al mismo podría situarse en esta zona.

Vista general de la casa número 1

Vista general de la casa número 1

Casa 3

En su fase inicial debía ocupar el espacio de dos ínsulas con unas dimensiones similares o mayores que la Casa 1. Su acceso debía realizarse por el Noroeste, a la altura de la plaza situada ante la puerta del Foro. Esta parte de la casa se vio afectada, en la segunda mitad del s. I d. C., por dos contundentes intervenciones urbanísticas de la ciudad. En primer lugar la construcción del Foro significó la pérdida de la esquina Oeste de la casa en beneficio de dicho espacio público, remodelándose las habitaciones afectadas con la construcción de paredes dispuestas en diagonal y paralelas al muro de cierre del Foro. Una segunda intervención se materializó con la construcción del Edificio Flavio de debajo de la ermita que significó la pérdida de la mitad Noroeste de la casa y la necesidad de abrir un nuevo acceso en la nueva esquina de la mansión. La posterior construcción de la ermita en época medieval, continuó ampliando la destrucción de la casa y dificultando aun más su explicación.

.

Mosaico de la Casa Nº 1, instalado en el M.A.N.

Mosaico de la Casa Nº 1, instalado en el M.A.N.

Casa Triangular

La construcción del Foro con una orientación diferente a la de la Casa 3, generó un espacio triangular aprovechado para la construcción de una pequeña casa. A pesar de su modestia en proporciones, en materiales y técnica constructiva, en una de sus habitaciones del costado E., se dispone un basamento rodeado de un pequeño mosaico en blanco y negro con una crátera, flanqueada por dos palomas, de la que salen ramas de viña y, a ambos lados del pedestal, un ramo de tres granadas.

Casa de Cuevas Ciegas

Situadas en uno de los bordes de la plataforma y orientadas a S. se disponen en parte sobre la plataforma del Alto y completan su planta proyectándose sobre la ladera, de tal forma que quedan dentro del edificio, constituyendo una planta subterránea, las cuevas y oquedades naturales propias de la geología del Alto. El derrumbe, en su momento, de la fachada exterior cimentada sobre la ladera, ha significado la desaparición de buena parte de la planta del edificio dificultando la comprensión del mismo. El visitante puede apreciar aún restos de escaleras y mechinales excavados en la roca y restos de muros y cisternas junto a las bocas de las cuevas.

Vista general de la casa de Cuevas Ciegas

Vista general de la casa de Cuevas Ciegas