ARQUITECTURA DOMÉSTICA

En el s. I d. C., Clunia se convierte en capital de convento jurídico, y es entonces cuando se sucede la construcción de los edificios públicos
que han llegado hasta nosotros. Estas edificaciones no responden a una trama urbana organizada sino al hecho de proveer a la ciudad
de lo necesario para el desarrollo de sus funciones y para atender las necesidades de sus visitantes.